jueves, 8 de mayo de 2014

¡Qué difícil es complacer al mundo! (Sobre lo "eco" y el carbono)

Pareciera a veces que vivimos en mundos distintos y que los tiempos de un lado del mundo son distintos a los del otro hemisferio o paralelo. 

En el "mundo desarrollado" se insiste en la necesidad de bajar el consumo de carbono y se han establecido una enorme serie de estrategias: ahorro en el consumo, tecnología para reducirlo, multas y hasta pagos porque otros lo produzcan. Mientras tanto, en el mundo "en desarrollo" se aplican estrategias similares, aunque su ejecución se enfrenta a la corrupción y demás desórdenes comunes a estos espacios geográficos (escaso conocimiento, copia de estándares y políticas, nulos mecanismos de evaluación y monitoreo, etc.). El resultado es que con frecuencia una estrategia que busca reducir los desbalances del mundo termina por incrementarlos: los del "primer" mundo se sienten con derecho de contaminar porque "compran" sus gastos excesivos de carbono a los países del "mundo en desarrollo". Y listo, todo en orden.


"¿En orden?", se pregunta Brendan O'Neil del magazine Sp!ked, ¿Cómo es posible que el primer ministro de Inglaterra viaje en avión por el mundo pagando exceso de carbono a una ONG que financia en Asia la producción y entrega de bombas para extraer el agua que fueron prohibidas en las cárceles porque causaban daño en la espalda a los internos.... HACE DOS SIGLOS? 

Y sí... efectivamente, con el pretexto de que hacerlo a mano es menos contaminante, o de que nosotros vendemos carbono para los altos consumidores, no hay otro resultado que esperar sino que las desigualdades se incrementarán.... así que de hecho tal vez deberíamos comenzar con dos peligrosas preguntas: ¿A quién le beneficia este tema del carbono? ¿Es un negocio, esto de la ecología? 

No veo mejores opciones de respuesta de analizarlo con mucho detalle y con mucha ciencia. Acá el link al archivo, que por cierto no es tan reciente, pero sí muestra una discusión que acá no hemos aún comenzado. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario