miércoles, 15 de abril de 2015

¿Que lo quieres cómo? Sobre la compleja tarea de la consultoría: ¿brujo o experto?

En nuestro trabajo como consultores nos vemos frecuentemente confrontados a las ideas y sueños de los clientes. Es muy frecuente que algunos pidan cosas muy complejas o incluso imposibles. Pareciera que se trata de pruebas para saber si en verdad eres un buen consultor, pero en realidad con frecuencia evidencian que el mismo cliente no tiene mucha claridad sobre lo que requiere o necesita.

Y entonces el consultor se ve confrontado a dos posibilidades: 1) Mentir y decir que lo hará (con lo que demuestra que no es un verdadero consultor, sino alguien que busca únicamente el trabajo -y el dinero), y; 2) Dejar en claro que lo que se está pidiendo es un imposible o que no se puede concretar en la forma que se lo están solicitando. Con frecuencia esto hace que pierdas el contrato -y el dinero-, pero también es posible que el resultado sean clientes realmente satisfechos.


¿Nuestra sugerencia? Se franco, sincero y directo: eres consultor, no brujo. Para que evites meterte en problemas, debes analizar y hacer las cosas en el margen de lo posible. Un poco de sueño, claro, pero no toda la fantasía completa.


Mira cómo aborda el tema este excelente video (en inglés).

                  

1 comentario: