martes, 7 de abril de 2015

Una excelente propuesta: alejarse de la complacencia

Lectura para emprendedores.  Aún no tengo el gusto de charlar con Gastón Acurio, pero si algún día se da la oportunidad, habría muchas cosas que comentar: acerca de cómo ser un innovador, de cómo romper esquemas, de cómo lanzarse al agua sin miedo, y por supuesto, de cómo cocinar el mejor tiradito de lenguado.



Y es que Gastón es un visionario. Por supuesto, a mucho no les gustan los que tienen éxito y otros los admiran; unos consideran que van por su propio camino, mientras otros le agradecen su preocupación por el Perú, su gente y su cocina. Sea lo que sea, me parece que tiene mucho que contar y que tiene capacidad de autocrítica. Eso lo demuestra su artículo: "Complacencia, aléjate de mí". Me permito reproducir una pequeña parte, pero el resto lo leen aquí. Buena lectura!

"Y es que la complacencia, no solo en la cocina, sino en cualquier actividad, suele aparecer justo en el momento en que todo parece definitivo, justo cuando sentimos que llega el reconocimiento esperado, el aplauso general, la victoria. Es allí cuando de pronto aparece esa voz que te dice que ya lo has hecho todo, que ya no hay nada que mejorar, que los que te critican son unos tontos que no saben nada, o que son unos envidiosos que solo quieren destruir lo que con justicia y talento has logrado."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario